El estado de Oaxaca es uno de los principales centros gastronómicos de la comida mexicana, y es reconocida internacionalmente por lo exquisita que es. Los metates de piedra, el comal de barro y los fuegos de barro le dan ese sabor único y artesanal y nivel de complejidad que su cocina requiere; además de las recetas que han pasado de generación en generación entre las familias.

Los chapulines se comen en otros estados de México, pero tienen mayor popularidad en la zona de los Valles Centrales de Oaxaca. Por se una fuente de proteínas era común que se consumiera en las zonas rurales; sin embargo, con el tiempo se hizo popular entre los turistas, al igual que los gusanos de maguey y las hormigas. Según la Historia, se han consumido desde la época prehispánica como condimento, bocadillo o platillo principal.

¡Buen Provecho!

 

0 0