La Indian Sport Scout de 1930 se puede considerar como la primera superbike americana. Dominó su categoría en las competiciones de aquella época desde 1934, todavía bajo la influencia de la Gran Depresión. Los primeros años de la década de los ’30 vieron prácticamente desaparecer las carreras de motos en EE.UU. La categoría A, reservada a modelos de competición entre 350 cc y 500 cc, se encontraba bajo mínimos, lo que obligó a las dos principales marcas, Indian y Harley-Davidson, a abandonarla debido a las escasas carreras programadas y a la reducción de sus presupuestos. En 1933, la producción total de Indian fue de 1.657 unidades, dentro de un mercado en el que se vendieron sólo 7.418 motos nuevas. A mediados de 1932, casi un tercio de la mano de obra de EE.UU. estaba desempleada (15 millones de personas), cerraron 5.000 bancos y el hambre era una realidad en sus calles. Es lógico pensar que las competiciones de motos no tenían mucho sentido.

Pero lo hizo, y ello a pesar de su propia definición, ya que «competición» derivó en enfrentamientos directos entre los seguidores de las dos principales marcas americanas, Indian y Harley-Davidson. Las carreras solían finalizar con tumultuosas peleas entre fanáticos de ambos bandos, una imagen de violencia que perduró durante muchas décadas en el subconsciente de la sociedad americana cuando nos referimos al tema moto. Debido a esta crisis económica y social, el AMA creó la categoría C, en la que se permitía a los pilotos de club correr con sus motos de serie bajo estrictas limitaciones de preparación. Por ejemplo, era obligado llegar y luego irse del circuito montado en la propia moto con la que se competía, aunque posteriormente se relajó esta norma. Además, sólo podían correr pilotos amateurs. De esto modo, la categoría C se convirtió en el germen de las carreras del AMA hasta principios de los ’70, y tras sucesivas modificaciones, de las pruebas del Gran Nacional de dirt-track limitado a 750 cc que aún se disputan hoy día.

Porque el techo de cilindrada que se permitía en la categoría C en 1934 era de 750 cc, con motores de válvulas laterales como los que más habitualmente se utilizaban en los modelos de serie. Los modelos con válvulas en cabeza se limitaban a 500 cc aunque, con una relación de compresión máxima de 7,5:1, no podían ser competitivas frente a las de válvulas laterales con un 50% más de cilindrada. Entre las modificaciones sólo se incluían cambiar la forma del guardabarros trasero y eliminar las luces y otros componentes propios de las motos de calle, así como el interior del freno delantero para uso en pistas ovales. Cada piloto debía demostrar que era el propietario de la moto para evitar que las marcas entraran con máquinas oficiales. De ahí que Indian produjera en 1934 la Sport Scout. Se vendió a unos asequibles 300 $ y se basó en el modelo Motoplane, la primera Indian en emplear una horquilla de paralelogramos deformables al estilo británico en lugar de la clásica con muelles elípticos de la firma.

El éxito no se hizo esperar. Rody Rodenberg venció con una Sport Scout en febrero de 1935 en las 200 Millas de Jacksonville (Florida), la prueba antecesora de las 200 Millas de Daytona. Era la prueba inaugural de la categoría C y desde entonces, la Sport Scout se convirtió en la preferida por la mayoría de los pilotos. Además, era un modelo muy polivalente, apto para carreras de velocidad, dirt track y subidas en cuesta.

La victoria más famosa la obtuvo Ed Kretz en la primera prueba de las 200 Millas de Daytona, disputada en 1937 en un trazado que mezclaba parte de la playa y parte de autopista, un triunfo que repitieron Johnny Spiegelhoff en 1947 y Floyd Emde en 1948. De hecho, las Indian de la preguerra obtuvieron el dorsal nº 1 del AMA con Bill Tuman y Bobby Hill todavía en la década de los ’50, a pesar de la creciente competencia de Norton y otras marcas británicas con motores de válvulas en cabeza, así como las Harley de la postguerra.

Pero estos triunfos no eran más que los estertores del final de la marca. En 1953 cesó la producción en la factoría de Springfield, aunque el emblema deportivo de Indian todavía tuvo continuidad con los récord del mundo del neocelandés Burt Munro entre 1962 y 1967 y que quedó inmortalizado en la película «The World´s Fastest Indian» de 2005 protagonizada por Anthony Hopkins.

0 22