El café es una deliciosa bebida que estamos acostumbrados a disfrutar de diferentes formas. Sin embargo, pocos conocen sobre su llegada a nuestro México.

En primer lugar, debemos tener muy en cuenta que este producto, para algunos de nosotros tan cotidiano, no siempre estuvo presente en México. De hecho, se piensa que sus orígenes tuvieron lugar en Abisinia y fue hace muchos siglos. El café arribó a México a finales del siglo XVIII, al parecer, por distintas regiones; en algunas versiones se afirma que primero llegó a Córdoba, otras, que fue Michoacán su primera cuna.

La única certeza que tenemos hoy en día, a pesar de la polémica existente acerca de la fecha exacta en cuanto a la llegada del café a México, es que se trata de uno de los productos más consumidos en todo el mundo.

A pesar de todas las especulaciones, lo realmente fundamental de esta cuestión es que el café pudo adaptarse a la perfección tanto a la climatología mexicana como también a su suelo, pasando a producirse en el país sin excesivas complicaciones en cuanto a esta índole.

¡Conozcamos México!

0 37