Seguramente has escuchado muchas historias sobre la Plaza Garibaldi. Es famosa por los grupos de mariachis, grupos norteños, tríos románticos y grupos de música veracruzana que ahí se reúnen, vestidos con su atuendo típico y equipados con sus instrumentos musicales. Por muchos años ha sido el lugar de elección para conseguir a un mariachi quien cante o acompañe una serenata, toque y cante en una fiesta de quinceañera, o en algunos cumpleaños, noches mexicanas y otros festejos.

Está situada en la parte centro norte del Centro Histórico de la Ciudad de México en el barrio de la Lagunilla, sobre del Eje Central Lázaro Cárdenas y las calles de Allende, República de Perú y República de Ecuador en la Colonia Guerrero; colinda con el barrio de Tepito.

Hacia 1923 en la vieja plaza de Garibaldi, que estaba rodeada de vecindades había pequeños comercios, un mercado, un expendio de pulque y una cantina llamada el “Tenampa” propiedad de Juan Hernández Ibarra, comerciante originario del pueblo de Cocula, Jalisco. En él, (hasta hoy famoso “Tenampa”) se presentó por primera vez el conjunto “Mariachi Coculense” dirigido por Concepción Andrade. A partir de ahí la Plaza de Garibaldi fue dándose a conocer como un animado lugar para ir a escuchar conjuntos folclóricos, especialmente mariachis y para degustar de la gastronomía típica de Jalisco y del Valle de México.

 

Plaza Garibaldi, reúne cuatro elementos reconocidos como Patrimonio Intangible de la Humanidad:

  1. El Centro Histórico del Distrito Federal
  2. La gastronomía mexicana, en su mercado San Camilito y los múltiples establecimientos mercantiles de la plaza.
  3. El tequila.
  4. El mariachi

Pero además se baila al ritmo de la salsa y la cumbia, también Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

0 79