Los primeros auxilios en carretera son vitales. La asistencia a los heridos se resume en el protocolo PAS (Proteger, Alertar y Socorrer). Si somos los primeros en llegar al lugar del accidente, lo primordial es protegernos a nosotros mismos. A partir de ahí vendrá todo lo demás.

Tendremos que asegurarnos que el lugar del accidente está bien señalizado y que ni la víctima ni los vehículos de la vía van a sufrir ningún otro percance. Utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para señalizar el accidente: un casco en el suelo o un triángulo de aviso. Una vez que los auxiliadores y la escena del accidente están protegidos, pasaremos a realizar una rápida evaluación del suceso: lugar exacto, número de heridos, estado de los mismos.

Cuando tengamos claro los hechos, pasaremos a llamar a los números de emergencia. La regla de oro es la siguiente: no hagas daño. Si ves que la vida de la víctima no corre peligro y no tienes nociones de primeros auxilios, dedícate a tranquilizarla y no la toques. Ahora bien, si compruebas que no respira, no tiene pulso o sufre una hemorragia grave que podría costarle la vida, no queda más remedio que actuar.

El pulso lo podemos tomar en una de las arterias carótidas, derecha e izquierda, que discurren a ambos lados del cuello. Presionaremos ligeramente con los dedos índice y corazón. Si no hay latido, habrá que realizar un masaje cardíaco. Puede suceder que la víctima se esté ahogando con su propia lengua, por tanto le abriremos la boca y si comprobamos que es así, meteremos el índice en forma de gancho y liberaremos la vía respiratoria.

Si hay vómito, habrá que recostar hacia un lado al afectado, y no dejarlo boca arriba, pues en esta posición podría ahogarse. Nunca hay que darle agua a la víctima, pues podría provocar un peligroso atragantamiento. En caso de una seria hemorragia habrá que taponar la herida e incluso elevar el miembro afectado. Si el accidentado se ha clavado algo, no hay que intentar extraerla, sino estabilizar la herida para que el objeto no se mueva y cause mayor daño. Hay que cortar la ropa e identificar de donde viene el sangrado.

Estas normas básicas, que no pretenden ser, ni mucho menos, un tratado definitivo sobre primeros auxilios. Esto es de vida o muerte, por lo que recomendamos hagas un curso sobre la materia.

Es indispensable, tener un kit de primeros auxilios en nuestra motocicleta. Algo básico en caso de accidente es llevar en el celular el contacto de a quien avisar en caso de accidente.

Por otra parte, ofrecer tu historial médico a los servicios de emergencia, nunca está de más. Son comunes las pequeñas placas de metal estilo militar o pulseras donde se indican datos personales, tipo de sangre, si eres alérgico o tienes alguna enfermedad. En moto la puedes llevar plastificada en el casco o en la chamarra. La tecnología también ayuda: hay pulseras USB donde está almacenado tu historial o calcomanias con códigos QR para poner en el casco desde el que se accede a tu ficha personal.

mylifesettings mqdefault images (4) (1)

0 273