El Códice Maya es el manuscrito legible más antiguo de Mesoamérica, elaborado en amate hace más de ochocientos años, entre 1021 y 1152 d.C. Actualmente está conformado por 10 folios de los 20 que originalmente tenía. Se trata del calendario de Venus, un documento adivinatorio de los mayas del periodo Posclásico temprano.

En 1971 el documento fue exhibido en el Club Grolier, de Nueva York, de ahí que se le conociera como Códice Grolier, y la polémica entre la comunidad especializada se intensificó debido a su apariencia y a la singularidad de su contenido y por sus similitudes y diferencias con los códices mayas de Dresde, Madrid y París.

Después de un arduo trabajo para confirmar su autenticidad, expertos del INAH, de la UNAM y de la Universidad de Colorado, determinaron que todos los materiales que posee el códice son los utilizados en la época prehispánica; que la complejidad y la congruencia de su contenido ritual es imposible de haber sido conocida por un falsificador del siglo XX, y que los hechos representados y la austeridad del códice corresponden con una época de crisis en Mesoamérica.

También se identificó en el documento la presencia del azul maya, un pigmento utilizado principalmente por culturas mesoamericanas que está hecho de arcilla paligorskita y colorante índigo. Otro dato que confirma su autenticidad es que tiene restos de grana cochinilla, un insecto extraído del nopal del que se obtiene un color rojo carmesí.

Por la importancia que reviste este documento en la historia prehispánica de México, la Secretaría de Cultura presenta, por tiempo breve, la exposición Códice Maya de México. Eslabón, fuente y testigo, en la que podrás apreciar este documento que, por motivos de conservación, se encuentra en una cápsula anóxica de 1.75 metros de largo, con gas argón para impedir la proliferación de microorganismos y mantener una humedad estable.

De acuerdo con la investigadora Sofía Martínez del Campo Lanz, coordinadora del Proyecto de Investigación para exposiciones de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH.

El manuscrito, que es parte del acervo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, regresará a su bóveda para garantizar su conservación y difícilmente podrá exhibirse nuevamente. Así que no te pierdas esta magnífica oportunidad que se presenta en el Museo Nacional de Antropología hasta el 28 de octubre

0 14