Su nombre derivado de la palabra náhuatl “amanalli”, que significa “agua o fuente llorosa”, describe el área montañosa que provee de agua a los poblados cercanos. Ubicado en la punta sur de la Sierra Madre Occidental, se descubrió un maíz perenne en 1979 que atrajo la atención nacional e internacional. Es un excelente lugar para observar y apreciar flora y fauna en peligro de extinción.

Históricamente la reserva ha sido proveedora de importantes recursos naturales, muchos de los cuales son utilizados por lo habitantes locales como alimentos, medicinas, forrajes o materiales para construcción de viviendas y artesanías, entre otros. Es así que el uso de estos recursos constituye la base de subsistencia de las familias campesinas, reflejando con ello la importancia de los conocimientos tradicionales que representan la esencia del patrimonio natural y cultural de esta región.

La sierra de Manantlán funciona como esponja gigante que retiene el agua de la lluvia y la libera en numerosos manantiales de aguas cristalinas.

¡Conozcamos México!

0 33