Contratar servicios turísticos por internet, como son pasajes aéreos o terrestres, hospedaje y paquetes con distintas opciones vacacionales, resulta muy cómodo y práctico; sin embargo, pudiera ser riesgoso si no corroboras la legitimidad del sitio y la seriedad y seguridad de las ofertas.

Los beneficios del comercio electrónico son claros:

Se pueden realizar compras de manera sencilla; se obtiene información amplia del producto; se evita la intermediación, lo cual reduce costos en beneficio del consumidor; se puede encontrar entrega inmediata y gratuita, devoluciones fáciles y variedad de promociones específicas; comentarios de clientes e interfaces móviles, todo lo cual convierte las compras en línea en una rica experiencia.

Sin embargo, a fin de evitar situaciones injustas, ofertas falsas e intrusiones no autorizadas que te priven de derechos o resulten en engaños, es necesario atender una serie de medidas básicas al adquirir tus servicios en línea, e incluso de manera personal.

Aquí te compartimos algunos puntos a considerar:

1. Realiza tu operación en internet con un equipo actualizado y protegido.

Cerciórate de que el sistema operativo, antivirus y antispyware de tu equipo se encuentren actualizados.

2. Usa firewall.

Infórmate si tu equipo cuenta con firewall, éste te permite monitorear el tráfico de red, bloqueando los accesos no autorizados.

3. No utilices equipos ajenos ni redes de Wi-Fi abiertas.

Al utilizar equipos ajenos o redes de Wi-fi abiertas, haces vulnerable tu información personal y financiera, poniéndolas en riesgo, toda vez que podrían rastrearse por otros usuarios con posterioridad, por lo que es recomendable utilizar equipos y redes totalmente confiables.

4. Desconfía de aquellos anuncios publicitarios que te ofrecen rebajas exorbitantes.

Los mejores consejos nunca pasarán de moda, recordemos que ¡adquirir el servicio más barato puede resultar más costoso! Infórmate bien antes de realizar una contratación por internet, muchos resultan ser engaños.

5. Busca información respecto del oferente.

Corrobora la identidad de quien ofrece el servicio, su domicilio y números telefónicos; asimismo, averigua su reputación antes de efectuar cualquier contratación. Para esto último, puedes acudir a la Secretaría de Turismo, quien te proporcionara toda la información con la que cuente sobre el prestador de servicios para que determines si se trata de una empresa o persona bien posicionada, como:

  1. Inscripción en el Registro Nacional de Turismo;
  2. Existencia de quejas e inconformidades turísticas en su contra;
  3. Otorgamiento de distintivos turísticos que acrediten su calidad (H, Punto Limpio, M);
  4. Comportamiento comercial (trayectoria);
  5. Sanciones administrativas.

Si quieres conocer los datos de PROFECO sobre las reclamaciones más comunes y los prestadores de servicios con más quejas en el sector turístico da clic aquí.

0 17