Taxco es una hermosa ciudad colonial y uno de los destinos más atractivos del estado de Guerrero. La gran explotación minera desarrollada en el lugar, en especial para la obtención de plata, consolidó a Taxco como uno de los núcleos mineros más significativos de los tiempos novohispanos. Muchos de los hermosos edificios que ennoblecen sus calles, datan precisamente de tal época dorada.

En esta ciudad guerrerense se pueden degustar desde sabrosos caldos hasta extraños insectos, ricos al paladar, como los jumiles. En este último caso, en Taxco se realiza cada mes de octubre, la popular Feria del Jumil. Por otra parte, en los excelentes restaurantes que existen en esta ciudad se sirven: tanto creaciones culinarias de corte internacional, como platillos de notoria influencia prehispánica.

Taxco procede del náhuatl, “Tlachco”, que quiere decir, “sitio del juego de pelota”. Posteriormente obtuvo el nombre oficial de Taxco de Alarcón, como un homenaje al gran escritor Juan Ruiz de Alarcón, nacido en esta comunidad guerrerense, en el siglo XVI.

¿Qué hacer?

Visita el ex convento de San Bernardino, el Museo Spratling, la Casa Humboldt, la Casa Figueroa, la casa Juan Ruiz de Alarcón, el Templo de San Miguel, la ex hacienda de san Juan Bautista, y además, atrévete a un recorrido en el teleférico, el cual se utiliza, al mismo tiempo de medio de transporte y esparcimiento, para los visitantes de Taxco.

 

0 72