Cena con vistas al zócalo en Oaxaca

El viernes por la noche terminó con una abundante y tradicional cena oaxaqueña en Azador Don Vasco, con vistas a la animada plaza del pueblo. Tuvimos el privilegio de haber sido invitados a cenar por dos miembros de la Junta Mexicana de Turismo de Oaxaca: Nisa López y Veronica Espinoza, Secretaria de Turismo de Oaxaca.

Recorrido a pie por la mañana por Oaxaca

Después de dormir en el rico topo de la cena, disfrutamos de un desayuno ligero y nos embarcamos en un recorrido a pie por la mañana por Oaxaca con el guía maestro de Journey México, Florencio. Nos asombramos rápidamente de la hermosa arquitectura de Oaxaca, una mezcla de estilos españoles y neoclásicos. Florencio iluminó las calles escénicas con una idea de la historia de cada edificio importante, del cual hay muchos. Nos enteramos de un famoso artista oaxaqueño y mexicano, Francisco Toledo, que compró y restauró varios edificios en toda la ciudad, convirtiendo a cada uno en un museo de arte único, y luego los donó a la gente. A Toledo le preocupaba que los nativos de fuera de la ciudad se sintieran intimidados por los museos pensando que eran solo para los ricos, por lo que estaba orgulloso de declarar que todos sus museos serían (y aún son) gratuitos para que todos los disfruten.

Desayuno en el mercado

Al salir del centro de la ciudad, escalamos las montañas cercanas en nuestro autocar hasta llegar al elevado sitio arqueológico de Monte Alban, donde la realeza y la élite de la gente de Zapotec (y más tarde de Mixtec) construyeron sus casas y templos, a unos 7,000 pies sobre el nivel del mar. Florencio nos dio una maravillosa charla sobre las costumbres y tradiciones de los antiguos zapotecas, así como sobre la flora local que era tan importante tanto para los antiguos de Monte Albán como para los oaxaqueños de hoy. Después de las ilustraciones conmovedoras de Florencio, fuimos libres de explorar las casas, el estadio y los templos del sitio.

Ball Court de Monte Alban

Florencio describe la cancha de Monte Alban

Desde Monte Alban, nos dirigimos a las afueras de la ciudad para encontrarnos con Zenny, un famoso tallador de madera que, con su familia, hace figuras de animales intrincadamente talladas y pintadas de todos los tamaños. Estábamos hipnotizados por la habilidad de Zenny y por cómo cada miembro de la familia había sido entrenado para ser un maestro de una etapa diferente en la producción. Después de demostraciones de tallado y pintura, nos invitaron a un almuerzo casero de quesadillas de pollo y flor de calabaza, acompañado de fotos de Mezcal, la hermana ahumada del tequila.

Zenny y su familia trabajando duro

Después de comprar algunas de las manualidades de Zenny para llevar a casa, viajamos al taller de otra famosa artesana, Doña Sophia, quien, aunque no recuerda el número real, tiene noventa y tantos años. Durante casi un siglo, ha estado moldeando cerámica y cerámica a mano de una mezcla especial de arcilla local, que, cuando se dispara en cierto método, se vuelve completamente negra. Doña Sophia es una de las pocas alfareras en México que todavía usa solo sus manos y dos placas para hacer girar la arcilla mientras trabaja, a diferencia de los métodos mecánicos ahora comunes para hacer girar el material. Doña Sophia ha entrenado a su familia para continuar su oficio y tuvimos el privilegio de verla dar forma a una olla frente a nosotros, que luego fue decorada con complejidades talladas por su bisnieta. No creo que sea posible para mí expresar con palabras cuán especial fue tanto la demostración como la reunión de Doña Sophia.

doña Sofía de Oaxaca

Doña Sofía en el trabajo

Teniendo negocios que atender, salimos de mala gana de la cerámica y regresamos a la ciudad para inspeccionar el sitio de tres hermosos hoteles: Hostal La Noria, Casa Catrina y Casa Oaxaca. Terminando nuestro trabajo por el día, nos refrescamos y nos encontramos nuevamente en Casa Crespo, donde fuimos invitados a una cena especial de seis platos por el propietario, el chef y el viejo amigo de Journey México, Oscar Corizoza. Más por venir mañana!

Ir al día 4 >>

Publicado en: Medios, en el camino

Etiquetas: mexico, Oaxaca