3 años ago3 años agoSin categoría

Son varios los países que se pelean el origen del mazapán, hecho en sus inicios a mano y que hoy día, como el chocolate, está presente en todo el mundo. La historia data desde la antigua Grecia, donde se ensalzaban los valores culinarios de una pasta de almendra y miel. Al ser conquistados por los romanos, en la era cristiana , bajo la celebración de la Pascua, estos lo denominaron “Panis Martius“, pan de Marzo o Marzapane, en italiano.

Incluso en la literatura oriental se habla de él, en las Mil y unas noches, por ejemplo, se dan citas sobre el manjar para poder soportar los ayunos del Ramadán como afrodisíaco para poder hacer frente a los débitos conyugales de forma satisfactoria.

Uno de los países productores de mayor relevancia es España, a quienes se les adjudica su origen. Se cuenta que lo inventaron las monjas del convento de San Clemente en Toledo durante una hambruna, que se padeció en Castilla tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212). En aquel momento, no había trigo en la ciudad, sus despensas estaban llena de azúcar y almendras. Así que decidieron dar de comer a los hambrientos con el suculento alimento.

De la misma manera, los italianos se adjudican también el postre, Eloisa Martorana, una noble italiana, hizo construir un monasterio en Sicilia que tomó su nombre, en 1193. Las monjas del convento eran en su mayor parte de origen griego y se dedicaron a la elaboración de una masa de azúcar y almendras, que luego trasformaban en miniaturas que representaban frutas y animalitos. Tan famoso se hizo el mazapán y tanto trabajo daba a las monjas italianas, que en el año del Sínodo de Mazara del 1575 se prohibió, por expreso decreto, la prohibición de dedicarse a tal labor, que evidentemente las distraía de las prácticas religiosas. Aún así las monjas buscaron los medios para esquivar la prohibición y seguir produciéndolo.

En la actualidad, todos los países gozan de la tropicalización del mazapán. Sin embargo, la producción de mayor prestigio se sitúa en la ciudad de Toledo y localidades aledañas: Sonseca, Ajofrín, Gálvez, La Mata, entre otras. El Mazapán de Toledo está protegido mediante la calificación por parte del Ministerio de Agricultura como “Denominación de Origen”.

La palabra Mazapán tiene raíces árabes, griegas y latinas. Maza- por los utensilios que se usaban y el contenido , Pan por el resultado ( pan de almendras). En México el mazapán se hace por lo general de pasta de cacahuate, por que los españoles al venir a México encontraron muchas especias para realizarlo diferentes a su país.