Con el frío que hace en estas fechas siempre se nos antoja alguna bebida caliente. Una opción muy mexicana es el champurrado, una preparación del atole, elaborada a base de masa de maíz machacado, chocolate oscuro y agua con vainilla, hervidos hasta espesar.

Esta receta es un derivado del atole, bebida azteca de origen prehispánico, consumida en México y algunos países de Centroamérica y que se consume en diferentes sabores, que consiste en una mezcla de maíz y agua que se sirve caliente y que se utilizaba como bebida sagrada en algunos rituales y ceremonias.

Posteriormente, para aportarle un sabor más dulce, añadían algunas especias o condimentos. En este caso, para preparar el champurrado los aztecas solían agregar granos de cacao, ya que por aquel entonces no conocían el azúcar.

¡Buen provecho!