La Federación Internacional de Motociclismo (FIM), ha descartado que el accidente que provocó la muerte del piloto español Luis Salom en los entrenamientos libres del Gran Premio de Catalunya se haya debido a un fallo mecánico o al bache existente en la curva 12 del Circuit de Barcelona-Catalunya.

El informe firmado por el director técnico de MotoGP, Danny Aldrige, se concluye que el trágico accidente que derivó en el fallecimiento del mallorquín el pasado 3 de junio se debió probablemente a una distracción del propio piloto de Moto2, que, supuestamente, tomó la curva con la intención de llegar a la recta de meta a una alta velocidad.

El informe descarta fallos mecánicos. “Durante la inspección de la moto se comprobó que el manillar del acelerador estaba suelto y que fácilmente pudo haber sido arrancado de los conectores, pero que pudo ser resultado del impacto”, explica. Además, también niega que los neumáticos sean los posibles causantes del accidente. “La rueda trasera tenía un gran daño como resultado del choque. Este tipo de daño es común cuando las ruedas impactan con un objeto sólido a gran velocidad.

Los datos muestran la inestabilidad de la moto justo antes de que la velocidad en el eje delantero se reduzca de golpe, indicando la pérdida de control del frontal de la moto. En el momento del accidente, la moto era 4 km/h más lenta que en su vuelta más rápida, pero en el momento de la frenada el piloto estaba entre 7 y 8 metros más cerca de la curva que en su vuelta más rápida.

Se especula con que el piloto pudo haber mirado hacia atrás y que, al volver la vista al frente, interpretó mal su posición o se encontraba fuera de trazada. Como resultado de encontrarse fuera de trazada y frenando con la moto ladeada, la rueda delantera perdió tracción y provocó el accidente. Por último, se descartó que hubiese algún problema con la superficie del trazado, incluyendo posibles baches.

Fuente: europapress.es